Í N D I C E . . . / Nos engañaste Pepe Figueroa

0
295

Ruperto Portela Alvarado

NOS ENGAÑASTE PEPE FIGUEROA…

Ya han pasado tres años y todavía sigue abierta la herida que nos infringiste al irte de improviso. Nos engañaste como siempre lo habías hecho y te burlaste de todos como era tu costumbre. Si fue cierto, te nos adelantaste en el camino y precisamente en un día como hoy, de “Los Santos Inocentes”, creyendo que todavía podías hacer tus chistes.

JOSÉ GABRIEL FIGUEROA, la famosa “Monterona”, al que yo le etiqueté el apodo del “Fantasma Figueroa” porque cuando era Jefe de Prensa del PRI en el Estado y tenía que entregar los “apoyos”, “chayotes” o como se le llame ahora, llegaba a escondidillas al edificio del Santuario de Santo Domingo “para que nadie lo viera”.

Fue PEPE FIGUEROA un conocedor de la política y sus intríngulis; conoció desde dentro “los fangos del poder” y supo inscribirlos en sus leídas columnas como “Café Avenida” que fue toda una institución. Sabía de los secretos de la política y de los políticos, lo que le dio relevancia, presencia y prestancia en su acontecer diario como periodista.

Una de las características más socorridas por él mismo “Fantasma Figueroa” fue la de poner apodos a los personajes de la administración pública y “representantes sociales”. Me queda aquel del “Garganta Profunda” impuesto a Julio César Cancino o el de la “Envenena” a María Elena Orantes López; “El que camina como Gobernador” que después solo quedó en “El que Camina”, que le dejó clavado a Librado de la Torre González.

Pero también “La Monterona” sabía contar cuentos, chistes y anécdotas como aquella cuando Conrado de la Cruz, director del diario “Cuarto Poder” le cobraba unas facturas al Ayuntamiento Municipal de Jiquipilas, de la que PEPE FIGUEROA era alcalde.

Le dijo Conrado: -ya Pepe, págame cabrón. –En este momento preguntó el interpelado. –¿Tienes fax?, a lo que el director del diario le contestó que sí. –Entonces dame tono. Inmediatamente Pepe le empezó a mandar un montón de billetes de 500 pesos por el fax que Conrado recibía obviamente encabronado. “Pinche Pepe, ere un hijo de la chingada”, respondió “La Musha”. Y no lo estoy inventando, esto me lo contó el mismo PEPE FIGUEROA.

Puedo asegurar que mi estimado PEPE FIGUEROA, donde quiera que esté, sabrá que fui su amigo y que él me prodigó con su amistad desde que llegué a Chiapas y Tuxtla Gutiérrez para hacerme cargo de la oficina de Prensa y Difusión del Instituto Tecnológico de Tuxtla Gutiérrez, a mediados del año 1976. Recuerdo que visité a los directores de los diarios de entonces y entre ellos estaba JOSÉ GABRIEL en el “Heraldo de Chiapas”, cuya disposición para apoyar la promoción del Tec´Tuxtla fue incondicional.

Nos llevamos bien y de tú a tú. Me contó tantos chistes como ocurrencias tenía. Algunas no las puedo contar en este espacio porque resultan demasiado pícaras o grotescas, pero tenían sentido y humor, como fue toda su vida. De la política supe que fue dirigente juvenil del PRI y hasta llego a ser Presidente Municipal de Jiquipilas por obra y gracia de su amigo el Gobernador José Patrocinio González Blanco Garrido.

Bueno, se le ocurrió hacer un homenaje a Patrocinio mandando a construir tres enormes “jotas” a la entrada de su natal Jiquipilas, aunque luego me dijo que era para perpetuar su nombre de José Gabriel. Lo que sí siempre temió fue que Don Patro le pidiera cuentas y lo metiera a la cárcel por “algún error administrativo” en la presidencia.

Ya PEPE FIGUEROA ha entregado cuentas al creador y haciendo gala de su inocencia, nos engañó el 28 de diciembre “Día de los Santos Inocentes” haciéndonos creer que se había muerto, pero no, si fue cierto y se lo entregamos al Señor de las Galaxias con toda sus virtudes y defectos que lo hicieron ser quien verdaderamente era: PEPE FIGUEROA “La Monterona” y a quien yo le decía “El Fantasma Figueroa”. Y les aseguro, como él decía”, que esto “NO ES NADA PERSONAL”…RP@

Para comentarios, quejas y mentadas: rupertoportela@gmail.com

Deja un comentario