Carrereando la Chuleta

0
151

Ronay González

TODOS ELLOS TIENEN MADRE….SUPONGO

Había una forma de manifestarse de la raza de color en Estados Unidos para desquitarse del Estado, y lo hacían a través de una persona que se casaba con otra, procreaban dos o tres niños, se divorciaban y después de eso el señor se declaraba desempleado, la señora también, desempleada sin posibilidad de ir a trabajar porque tenía que cuidar a sus hijos, y entonces el estado le tenía que pagar el seguro de desempleado al señor, y apoyar a la señora para que pudiese sostener a sus hijos.

Con el paso del tiempo le quitaron el seguro de desempleo al señor, no importa que brincara como brincara, porque ya le daban a su esposa, o ex esposa, para que pudiese sostener a sus hijos.

Lo cierto es que nunca se separaban, era una cuestión administrativa, se divorciaban ante la ley pero seguían viviendo juntos, bajo el mismo techo, y vivían del Estado, eso sí, cuando llegaban las visitadurías a los hogares que estaban en esta situación era un corredero de maridos, disque ex, que para que le cuento.

Esta medida por mucho tiempo funcionó y nos da una idea de cómo es que hay muchas maneras de manifestar nuestras ideas, mecanismos para hacer valer nuestra opinión o creencias, ya sea para apoyar a alguien o para decir que no estamos de acuerdo.

Normalmente no concuerdo con las que se han vuelto las habituales maneras de protestar, dícese de los bloqueos, las marchas, pero hay un asunto que se está volviendo preocupante: el vandalismo.

La revolución en las redes sociales en la que estamos viviendo crea mucha confusión, porque hay quien se avienta la puntada de convocar a determinada hora y en determinado lugar a quienes quieran llegar pero no a marchar o a protestar, sino a cometer actos de violencia, eso es un delito y se llama sedición, es decir la invitación a hacer disturbios, y eso aquí y en cualquier plataforma jurídica del mundo es un delito.

Y claro que no soy tan inocente como para confundir las protestas verdaderas con esos actos, claro que estoy consciente que muchos de ellos están planeados y patrocinados precisamente para que se desestimen las verdaderas causas, para confundir a las personas, a la llamada opinión pública, para que todo se polarice y entonces optemos por apoyar el que mejor las cosas sigan como estaban con tal de que no haya esos casos.

Pero hay quienes gustosos se prestan para hacerlo, y ellos no están protestando por el alza del combustible, del gas, de la luz y de todo lo que obviamente va a subir de precio, mientras su salario sólo aumentó tres pesos; ellos son delincuentes a sueldo, sólo eso.

Pero ojalá cupiera un poco de conciencia, porque el incendiar locales comerciales con personas adentro, o quitarles la mercancía a los dependientes a fuerza de balazos o de cuchillos, habla de una sociedad más que descompuesta, porque para colmo, la mayor parte son jovencitos que apenas rondan los 20 años, es decir, tenemos al futuro de México vendido para robar, romper cristales, desbaratar negocios.

No nos confundamos, esos chamacos nada saben de la realidad, de las implicaciones de esta alza absurda que por supuesto no podemos permitir, son rateros oportunistas, lo que me preocupa es que sean tantos.

Vi a muchos jovencitos con mochilas vacías parados desde las 5 de la tarde en el estacionamiento de Plaza Cristal, esperando a que alguien les diera la indicación o esperando a que fueran muchos, la verdad no sé, pero ahí estaba supuestamente para iniciar la protesta, en palabras jurídicas para iniciar el saqueo.

Una señora embarazada iba corriendo con su hijo, estaba espantada, estaba llorando y no era para menos, otro señor gritando estaba gritando el nombre de alguien para ubicarlo porque lo perdió en la confusión.

Es increíble la cantidad de información y desinformación que generan personas que están sentadas en su casa y no conocen lo que está pasando. De acuerdo con la última información, antes de que yo terminara esta columna, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) dio a conocer que elementos del grupo interinstitucional detuvieron a 82 personas por los hechos registrados la tarde de este jueves en Tapachula, donde varios negocios resultaron saqueados.

Los detenidos fueron puestos a disposición del Fiscal del Misterio Público de la Unidad de Investigación y Justicia Restaurativa por los delitos de Robo y Pandillerismo.

De acuerdo a las primeras investigaciones que encabeza la Fiscalía de Distrito Fronterizo Costa, alrededor de las cinco y media de la tarde de este jueves, sujetos ingresaron de manera violenta a diversos negocios del primer cuadro de la ciudad y a una plaza comercial de donde sustrajeron diferentes artículos.

Entre los comercios más afectados se encuentran una sucursal de la tienda Coppel y Fábricas de Francia, de la cual los delincuentes sustrajeron electrodomésticos, telefonía celular, ropa, calzado y otros objetos.

Y me vuelvo a preguntar, que los familiares de estas personas no se darán cuenta que su pariente llega cargando una pantalla, videojuegos, hasta licuadoras. Dónde están sus papás, en qué nos estamos convirtiendo, la verdad me aterra verlo, quiero suponer que cada uno de esos chamacos tienen madre, aunque pareciera que no.

Por cierto ¡feliz Día de Reyes! y como dicen por ahí, querido niño, si este año te trajeron dos consolas, una pantalla y tres pares de tenis, denúncialos.

Finalmente déjeme contarle una triste historia de amor, o mejor dicho de cuando el amor se acaba, que es cuando surgen situaciones desgarradoras, dignas de Laura en América, así le ocurrió a Gilberto Martínez, quien se proclama no sólo administrador, sino dueño de los dineros que se manejan en Instituto de Comunicación Social del Gobierno del Estado.

Este señor de aspecto de tamal mal amarrado, fue el principal operador de la desestabilización, aunque en realidad no logró mover más que el dinero que “administraba”.

La historia comienza cuando este oaxaqueño llegó con su banderita de querer ayudar y sumarse al equipo de Icoso, donde finalmente mostró su verdadera cara y los dos amores que tiene, el primero: el dinero, y el segundo por una jovencita que trabaja en el Sistema Chiapaneco de Radio y Televisión, y quien evidentemente no es su esposa, es con la que le gustaba irse de compras a las plazas de Tuxtla Gutiérrez.

Este señor le filtraba a la novia todo lo que escuchaba, por ejemplo le alertaba de los descuentos de gente que no trabajaba, para que antes de que le descontaran hicieran revistas para que no le quitaran un solo peso, como esa hay muchas historias.

Una verdadera nube de protegidos es lo que quería tener entre los despedidos este hombre, porque obviamente la gran mayoría son los que se decían protegidos precisamente por el Señor Todopoderoso Gilberto Martínez, quien en su desesperación mandó a la novia a querer armar una revolución.

El oaxaqueño comprobó el día de hoy tres grandes verdades: la primera que no tiene poder en el Instituto de Comunicación, la segunda que el jueguito que tenía planeado no le resultó, y la última que su noviecita del Sistema Chiapaneco le tienen más amor al dinero que a él; así son las tristes historias de amor.

Deja un comentario