Artesanos de Chiapas reinventan sillas de Bobois

0
428

Artesanos mexicanos reinventaron las sillas de la firma francesa Roche Bobois, en las que plasmaron sus técnicas ancestrales de bordado y chaquira, esto como parte de una iniciativa realizada por Jorge Rangel, presidente de Europa Desings, en conjunto con la mueblería de alta gama.

El objetivo de la propuesta es difundir el folklor nacional, por ello se realiza la exposición “L’artesanía de vivir” conformada de una colección de 32 sillas intervenidas por 25 artesanos, originarios de diferentes partes del país como de Jalisco, Hidalgo, Puebla, Estado de México, Chiapas y Oaxaca.

Algunos de los artesanos que plasmaron su experiencia y técnicas de bordado.

Los maestros del arte popular tomaron cuatro modelos icónicos de Roche Bobbois (las clásicas Florian y Lully y las contemporáneas Ava y Loop) para proyectar su experiencia, creatividad y tradición.

Entre los modelos que destacan están el de “Cadenas ancestrales”, un sillón Florian, estilo Luis XVI, en el que, la artesana Ángela Vázquez de la Torre, de Venustiano Carranza, Chiapas, utilizó una técnica que está a punto de desaparecer, “los paños de carrete” debido a que sólo quedan cinco artesanas que la siguen realizando.

Otro Florian intervenido fue nombrado “Cadenilla”, ya que en esta pieza de Teresa Matías de Oaxaca, se usó el bordado fino de cadenilla para plasmar en el respaldo coloridas flores del Istmo.

Además de las técnicas de bordado, los artistas se inspiraron en la historia de sus pueblos y sus símbolos como en los diseños “Jorongo de Zinacantán” y “Brocadotzotzil” en los que se aprecian llamativos con colores flores que hacen referencia al estado de Chiapas.

También la distinguida silla Loop —en la que dos burbujas se unen para formar el respaldo y el asiento— realza su diseño con los patrones que se forman con tonalidades verdes, amarillas y rojas de chaquira para representar la naturaleza, la energía que fluye en el universo y su relación con el mundo mágico.

Mientras que el modelo Ava, caracterizado por los brazos en forma de triángulo, fue reintepretado únicamente por Lucas Castro de Jalisco, quien llenó las sillas de colorida chaquira en tonos azul, verde, rojo y rosa para crear figuras que representan la tradición y espiritualidad del pueblo huichol.

La exposición en donde se pueden apreciar estos y todos los modelos que la integran realiza una gira que inició en 2016 en la Ciudad de México y para la primera mitad del 2017 se tiene previsto que se exhiba en Chiapas, Zacatecas y Oaxaca y posteriormente Estados Unidos y Europa.


Deja un comentario