El manejo de los recursos públicos / Por Fernando Hinterholzer Diestel

0
215

Uno de los temas que más preocupa a la sociedad civil en nuestro país, es la forma como EL gobierno (federal, estatal y municipal) maneja los multimillonarios presupuestos públicos. Y es que con los resultados de las auditorías practicadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) ha quedado evidenciado que las entidades de nuestra república mexicana han dejado de JUSTIFICAR 17 mil millones de pesos.

En los resultados de la Cuenta Pública 2016, la ASF detalla que los $17,864.4 millones están pendientes de comprobar y que las entidades que aún no han solventado y justificado esos miles de millones de pesos, derivados de 502 auditorías tendrán como resultado igual número de pliegos de observaciones que derivarán en promociones de responsabilidades sancionatorias y a su vez en denuncias penales en la PGR, lo cual implica en caso de no justificar plenamente cada peso erogado, en cárcel para los servidores públicos responsables del manejo de dichos recursos.

Pero lamentablemente, eso es lo que dicen los procedimientos pero en la realidad en todo el país hay una gran opacidad, discrecionalidad e impunidad en el manejo de los recursos públicos. Ejemplos hay muchos y apenas hace un par de años se empieza a aplicar la ley a exgobernadores y servidores públicos estatales que no pudieron comprobar ni justificar los presupuestos que tuvieron a su cargo. El Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) que en teoría busca frenar el desordenado e irresponsable manejo de los recursos públicos aplicando mejores Sistemas de Control Interno y poniendo un freno a esta nueva clase de cleptocratas que llegan a los cargos públicos a saquear y enriquecerse.

El país continua utilizando formas autocráticas en relación a la rendición de cuentas, la transparencia y la corrupción, la puesta en marcha integral del SNA ha sido retrasado por los partidos políticos en la Cámara de Diputados, usándolo como bandera de negociación en otros temas de carácter político, como si el combate a la corrupción e impunidad derivada de esta, fuera una graciosa concesión del gobierno para con la sociedad civil, tal parece que la clase política sigue aplicando esa máxima, de “entre gitanos no se leen la suerte”.

Y casos hay muchos de exgobernadores y otros en funciones que nunca tocaron a sus antecesores a sabiendas de los muy malos manejos y corrupción, como fue en Puebla Moreno Valle al gober precioso Marín; o en Coahuila Rubén Moreira protegió a su hermano Humberto, a pesar del escandaloso endeudamiento del Estado; y de manera reciente en Guerrero, a Héctor Astudillo que no se activa en denunciar penalmente a las administraciones de Ángel Aguirre y Rogelio Ortega por los millonarios desvíos que realizaron al de por si empobrecido presupuesto guerrerense. Y los ciudadanos gritamos al unísono Viva la Impunidad de la cleptocrata clase política, hasta cuando aguantaremos, es sólo una pregunta que me hago, frente a las ya muy cercanas elecciones de julio del 2018.

ADENDDUM: cínica o ingenua la declaración de la Secretaría General del PRI, Claudia Ruiz Massieu de que “el PRI deberá transformarse para ganar en el 2018”, el partido tricolor trae en sus genes revolucionarios desde Plutarco Elías Calles, la corrupción y la impunidad como una forma de pago de servicios y disciplina. Se requiere de toda una generación para cambiar la mentalidad corrupta falta de ética y moral que practican los priístas en la actualidad, en un año solamente podrán incrementar sus cochupos electorales y mapacherías como se demostró en las elecciones de Coahuila y Edo. México recientemente, para tratar de conservar el poder en el 18.

ES CUANTO.

Deja un comentario