Analizan cálculos dentales de restos humanos

0
50

Especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) realizan un análisis microbotánico de cálculos dentales aplicados por primera vez a restos humanos teotihuacanos y mesoamericanos.

En la dentadura de la llamada “Señora del Barrio” se buscaron huellas microscópicas de fibras, almidones, polen y fitolitos de diversos alimentos y las conclusiones preliminares del estudio tienen que ver con el reconocimiento de fibras y estructuras celulares de maguey pulquero (Agave Salmiana).

Así como de otros alimentos derivados de esta planta, como aguamiel, pulque y la llamada ‘piña de maguey’, que actualmente se consume masticada. Si bien la ingesta de tal alimento en la ciudad prehispánica estaba referida por otras fuentes documentales y arqueológicas, no había sido comprobada a partir de la examinación y caracterización microscópica de sus remanentes.

La iniciativa, encabezada por el antropólogo físico Jorge Archer Velasco, de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), y las investigadoras Julia Pérez Pérez y Carmen Adriano Morán,  representa un primer vistazo a temas como las prácticas alimentarias, la disponibilidad de alimentos e incluso los hábitos de higiene que se tenían durante el colapso en Teotihuacan (entre los años 600 y 700 d.C.).

La osamenta de este personaje femenino, contextualizó la arqueóloga Julia Pérez, fue hallada en 2014 en el marco del Proyecto Arqueológico Barrio Oaxaqueño, a cargo de la doctora Verónica Ortega, cuyo descubrimiento llamó la atención por presentar modificaciones corporales, informó el INAH en un comunicado.

Respecto a la técnica de análisis microbotánico de cálculo dental, la investigadora refirió que a pesar de tratarse de un método novel para el área mesoamericana, ha abrevado de estudios previos hechos en otras partes del mundo.

El trabajo iniciado en 2016 con la “Señora del Barrio”, detalló, consiste en cinco aspectos: la preparación de las muestras del cálculo arqueológico; la observación con microscopio óptico y Microscopio Electrónico de Barrido (MEB); la obtención de muestras de plantas y alimentos contemporáneos.


Deja un comentario