Globos de Oro, gigantesco anuncio espectacular contra acoso sexual

0
101

La entrega del Globo de Oro se convirtió en un gigantesco anuncio espectacular y manifestación masiva en extenso río negro que condenó al acoso sexual, la discriminación y la desigualdad social.

El llamado a vestir de negro a luminarias que recorrieron la alfombra roja en la 75 entrega anual del Globo de Oro como parte de esta campaña surtió efecto con éxito en la mayoría de las asistentes portando vestuarios sobrios y elegantes.

Pero no solo aquí sino también en el escenario al recibir premio, y detrás de este el tema fue común denominador en un intento por cambiar formas y fondos no solo en la industria del entretenimiento, sino en otros sectores sociales.

En enero del año pasado, las mujeres marcharon en ciudades de Estados Unidos en una muestra de solidaridad contra el patriarcado y creció en los últimos meses contra el abuso y acoso sexual.

Aquí cientos de mujeres y hombres, muchas de ellas celebridades de Hollywood optaron por hablar sobre la paridad de género y el acoso sexual en lugar de sus diseñadores.

Días antes de la ceremonia, 300 mujeres poderosas de Hollywood anunciaron la campaña Time’s Up, una iniciativa para llamar la atención sobre el acoso sexual en la industria y más allá.

Prácticamente todos lo hicieron, creando lo que Meryl Streep llamó “una gruesa línea negra” que serpenteaba por la alfombra roja hasta el Beverly Hilton, donde ganador tras ganador agradecía el poder de las mujeres en lugar de la lista usual de agentes de poder.

La noche llegó a un crescendo cuando, aceptando el premio Cecil B. DeMille, Oprah Winfrey trajo la casa con un discurso pidiendo el día en que ninguna mujer tendría que decir “Yo también”.

Barbra Streisand expresó su sorpresa de que fuera la única mujer que recibiera un Globo al mejor director, e incluso Thelma y Louise (Geena Davis y Susan Sarandon) resucitaron para anunciar uno de los premios más importantes de la noche, tal vez para mostrar lo lejos que ha estado la industria.

Menos de un año después de que Meryl Streep encendiera las redes sociales después de criticar el comportamiento crudo del presidente electo Trump, Hollywood ha visto a algunos de sus jugadores de poder más famosos acusados ??de acoso sexual y cosas peores.

“Creo que es hora de hablarle al elefante que no está en la habitación (…) Harvey Weinstein”, dijo el conductor Seth Meyers en su monólogo de apertura. “Volverá en 20 años cuando se convierta en la primera persona abucheada en memoria”.

La audiencia no estaba dispuesta a esperar tanto tiempo; ya había abucheos por todos lados. Cuando Nicole Kidman ganó por su papel en “Big Little Lies”, habló de la importancia de prestar atención al abuso físico de las mujeres, interpretado por su personaje en la serie de HBO.

“Mantengamos la conversación viva”, dijo Kidman como si ella estuviera hablando desde el escenario en un mitin en lugar de una celebración del mundo del espectáculo. Elisabeth Moss, ganadora del Globo de Oro agradeció a Margaret Atwood y “a todas las mujeres que vinieron antes y después de ti que tuvieron el valor de hablar contra la intolerancia y la injusticia y luchar por la igualdad y la libertad en este mundo”.

Frances McDormand se refirió al momento como un “cambio tectónico”, e incluso Streisand, que experimentó la revolución feminista de los años 60 y 70, dijo que estaba orgullosa de estar en una sala con personas que, cuando se enfrentan a verdades incómodas, “se han comprometido”. para cambiar la forma en que son las cosas”.

Esta vez hubo poca o ninguna mención del presidente Donald Trump, lo que contrastaba con la indignación que este causó en la ceremonia de 2017. La preocupación por la diversidad también estuvo presente el domingo por la noche, pero fueron las mujeres quienes gobernaron. Una causa a la vez.

Después de que Oprah Winfrey aceptó el Premio Cecil B. DeMille y dio un discurso de valentía que hizo que la sala Beverly Hilton se pusiera de pie y lanzó una profusión de tweets que la reclutaron para presidente, el siguiente premio fue para mejor director.

Y, como lo señaló puntualmente la actriz y presentadora de premios Natalie Portman, “aquí están todos los nominados masculinos …” Frances McDormand ganó en mejor Actriz en un Drama por “Three Billboards fuera de Ebbing, Missouri”. “Bueno, tengo algunas cosas que decir”, comenzó McDormand.

“Voy a hacerlo corto, porque llevamos mucho tiempo aquí y necesitamos un poco de tequila. Todas las señoritas de esta categoría”, le dijo a Jessica Chastain, Meryl Streep, Michelle Williams y Sally Hawkins. “Bar. Tequila está en mí”.

Esta fue la primera victoria de McDormand en el Globo pero jugueteo sobre el misterioso centenar de integrantes de la Asociacion de Prensa Extranjera de Hollywood organizador de la entrega al señalar “Todavía no estoy seguro de quiénes son cuando me he encontrado con ellos en los últimos 35 años, pero me encanta ver sus caras”, dijo. McDormand concluyó su mensaje sobre Time’s Up.

“Muchos de ustedes saben que mantengo mi política en privado, pero fue realmente genial estar en esta sala esta noche y ser parte del cambio tectónico en la estructura de poder de nuestra industria. Créanme, las mujeres de esta sala esta noche no están aquí. Estamos aquí para el trabajo “.

En su discurso de aceptación, Oprah Winfrey inicio con “Quiero, esta noche, expresar mi gratitud a todas las mujeres que han soportado años de abuso y asalto porque, al igual que mi madre, tenían hijos que alimentar, facturas que pagar y sueños que perseguir”.

“Durante demasiado tiempo las mujeres no han sido escuchadas o creídas si se atrevieron a decir su verdad al poder de esos hombres. Pero se les acabó el tiempo”, continuó gritando en voz alta.

“¡Quiero que todas las chicas miren aquí y ahora para saber que un nuevo día está en el horizonte! Y cuando ese nuevo día finalmente amanezca será gracias a muchas mujeres magníficas, muchas de las cuales están aquí en esta sala esta noche”, apuntó.

Y los miembros del movimiento Time’s Up aclararon que este no era solo otro caso en el que la industria se daba palmaditas en la espalda, tras anunciar que han recaudado 15 millones para un fondo de defensa legal para mujeres en todas las industrias.

Debra Messing externó su respaldo al Time’s Up al agradecer a las valientes mujeres que se han expresado e insistió en que “esto se trata de todas las mujeres en todas las industrias, a nivel mundial”.

Artistas también recorrieron la alfombra acompañadas por reconocidas líderes y activistas de derechos civiles, lideres de trabajdoras agrícolas, de restaurantes y de la lucha por la justicia racial.

Ashley Judd, el primer gran nombre en registrar con su experiencia en Weinstein, y Salma Hayek, quien el mes pasado escribió un artículo de opinión sobre su pesadilla con Weinstein, llegaron juntas.

“Nos sentimos un tanto envalentonados en este momento en particular para unirnos en una gruesa línea negra”, dijo Streep. “No es una declaración de moda. Es una declaración de solidaridad”, puntualizó la actriz de “The Crown”, Claire Foy.

Deja un comentario