Intenta Macri revertir caída de imagen en encuestas

0
119

Argentina.- El presidente de Argentina, Mauricio Macri, intentará revertir el desplome de su popularidad después de una serie de escándalos que provocaron que su gobierno tenga la valoración negativa más alta registrada en sus dos años de gestión.

Diferentes consultoras privadas dieron a conocer en las últimas semanas sondeos que revelaron que las críticas negativas al mandatario oscilan entre un 56 y un 61 por ciento.

Los datos contrastan con los altos niveles de popularidad de los que gozaba Macri hasta octubre del año pasado, cuando superaba el 50 por ciento de aceptación, lo que explicó, en parte, el triunfo del oficialismo en las elecciones legislativas del año pasado.

Encuestas de la Universidad de San Andrés, Rouvier y Asociados, Management & Fit y Aresco coincidieron al registrar la caída de la popularidad del presidente hasta niveles que van del 39 al 44 por ciento.

Entre los motivos del descontento hacia el gobierno se encuentra la reforma previsional que el gobierno impulsó en diciembre pasado y que fue aprobada por el Congreso, en medio de tensas jornadas en las que la Policía reprimió las movilizaciones en contra de la nueva ley.

La oposición denunció que la reforma rebajaba los montos de las pensiones y jubilaciones y de diferentes programas sociales, lo que hasta ahora sigue negando el gobierno.

Otros factores que afectaron al gobierno fueron los cortes de luz que se intensificaron durante enero y febrero y que dejaron sin servicio a más de 100 mil usuarios que, desde que llegó Macri, han tenido que pagar aumentos tarifarios de más del 500 por ciento.

En el plano político, el caso más complicado fue el escándalo que provocó la denuncia de que el ministro del Trabajo, Jorge Triaca, había despedido con insultos a una empleada doméstica a la que tenía contratada en condiciones irregulares.

A pesar de que gran parte de la población e incluso líderes de opinión pública afines al oficialismo pidieron la renuncia de Triaca, Macri decidió sostener al ministro en su puesto.

En medio de este escenario, el gobierno encontró en un caso policial la puerta para intentar recuperar popularidad, ya que el propio presidente apoyó a un policía que mató por la espalda a un delincuente.

La “mano dura” en temas de seguridad le dio aire al gobierno, ya que encuestas internas revelaron que el 80 por ciento de la población estaba de acuerdo con la actuación del policía, pese a que violó garantías, derechos humanos y el debido proceso.

Por ahora, el endurecimiento en el discurso contra la inseguridad le valió un renovado apoyo al presidente, pero en su estrategia de recuperar una visión positiva de su gestión estorban las condiciones económicas.

Los datos de inflación y devaluación ya superaron las previsiones que el gobierno había anunciado para este año, lo que complicará las expectativas de recuperación económica que son vitales para que Macri aspire a reelegirse en los comicios de 2019.

Desde el gobierno, el principal asesor de Macri, Jaime Durán Barba, ya desestimó la caída de su popularidad y aseguró que son oscilaciones normales que estaban previstas y no afectan el proyecto político. “Un gobierno responsable sabe que va a tomar medidas antipáticas y eso le va a provocar una caída de imagen, pero sabe cómo subir después”, aseguró.


Deja un comentario