Violentan derechos laborales y humanos de trabajador de la Secretaría de Gobierno

0
165

Gilberto Díaz López, con más de 25 años de experiencia en su labor de inteligencia, se esfuerza todos los días por realizar de la mejor forma su trabajo; sin embargo, el acoso laboral en su contra le ha mermado la salud y le ha causado daño moral y sicológico a tal grado que pide la intervención del gobernador Rutilio Escandón Cadenas y de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, para frenar los abusos de sus superiores, de quienes solo recibe insultos, burlas y humillaciones como buenos días por ser mayor de edad, lo cual es un agravio imperdonable de funcionarios que le deben respeto a las personas mayores; y de quienes no puedo imaginar lo que piensan de AMLO, si no respetan a los adultos.

En fin son dos los funcionarios menores involucrados en estos actos graves de acoso: Federico León Mora Flores, director general de Análisis e Información y Política, dependiente de la Secretaría de Gobierno de Chiapas; y José Alberto Escobedo Tovilla, del departamento de Información y Proyección Institucional. Originario el primero de
Veracruz y el otro es chiapaneco. Los dos traen de encargo a Díaz López para presionarlo a que renuncie bajo la amenaza de que si no lo hace le irá peor. Según la supuesta advertencia viene del Secretario de Gobierno, Ismael Brito Mazariegos, que seguro ni enterado está de las acciones de estos colaboradores de gobierno.

Mora Flores, el director, presuntamente es el que se ha ensañado más con el trabajador repitiéndole todos los días que al ser mayor de edad ya no aprende. “Chango viejo a su banana, chango viejo ya no aprende”. Y es que por ser chiapaneco le hacen el comparativo con los “changos” de la Selva Lacandona, relata el agraviado en un documento hecho llegar al titular del ejecutivo del Estado, donde explica que incluso lo han humillado durante cuatro horas seguidas, exigiendo que repita el trabajo por que está mal hecho, pero antes Díaz López ha consultado con sus compañeros los documentos que entrega y nadie encuentra los errores más que Mora Flores, secundado por Escobedo Tovilla.

Cabe mencionar que de acuerdo al documento al que tuvimos acceso, el trabajo de Díaz López es revisado por sus compañeros con 20 años de experiencia y es validado, pero su jefe asegura que no razona, que no piensa, que no analiza, que no tiene cerebro, que no hace nada bien, que teniendo tanta experiencia nada le sale; sin embargo, los documentos que elabora lo han entregado otros de los empleados y no los cuestiona, al contrario, los aprueba sin saber que fue Díaz López, el que los realizó, por lo tanto, no es difícil darse cuenta que lo que busca es presionar al trabajador para que renuncie de forma voluntaria, aunque sería más fácil liquidarlo conforme a la ley y evitarse esta cruel situación laboral.

Pero esos son los funcionarios de la Cuarta Transformación, peores a los que se fueron, atropellan a las personas en su dignidad con tal de conseguir espacios para sus amigos aunque no tengan experiencia. Por eso ya veremos a muchos que corrieron a gente experta en la cuerda floja en noviembre, cuando no puedan cerrar el ejercicio presupuestal como lo exige la ley.

Y en el caso de los funcionarios a los que nos referimos en esta entrega, deberían recordar que comen gracias a los “changos” como nos dicen, pues de lo contrario no tendrían empleo.

Ahora bien, Jose Alberto Escobedo Tovilla, ex militar y jefe del departamento de análisis, no hace nada. Sus obligaciones laborales son muy claras, debería hacer permanentes análisis de los conflictos que pueden desatarse en los diversos municipios del estado, pero no tiene capacidad para estas funciones, deja todo en manos de los que sí conocen; y en cambio, se la pasa realizando trámites administrativos de sus familiares y amigos.

Mientras que Gilberto Díaz López cumple con su trabajo, el cual realiza desde hace más de 25 años, desde distintas áreas que han dependido de la Secretaría de Gobierno, pero es precisamente de la gente con capacidad y experiencia de la que desafortunadamente están prescindiendo; y en cuanto a la edad, no deben olvidar que como te ven se verán y que si aun tienen madre, seguramente ya es mayor de edad y, por tanto, están obligados a respetar, no a discriminar sin prudencia a empleados que cumplen y que honradamente se ganan el salario

Deja un comentario