Perderse para descubrir: Historia, tradición y delicias de la maravillosa Zacatecas

0
77

Tanto la capital del estado de Zacatecas, como los pueblos y ciudades aledañas, ofrecen innumerables atracciones a corta distancia de Ciudad de México. Historia, arquitectura y tradición se mezclan con una imponente naturaleza y una gastronomía tan auténtica como sorprendente.

Unos 600 kilómetros separan Zacatecas de Ciudad de México y el viaje, ya sea por avión o en auto, no solo vale la pena, sino que, además, podría pensarse como obligatorio.

No es exagerado decir que este antiguo tesoro colonial es un verdadero regalo para los ojos y un mimo para el paladar. La experiencia, es una especie de viaje en el túnel del tiempo hacia los confines de la historia del lindo y querido México. Su tradición, romanticismo e historia, además de su variada oferta turística, convierten a este destino en uno de los más atractivos en tierras aztecas.

Los inicios
Todo empezó cuando hace aproximadamente 10.000 años los primeros pobladores se asentaron en el actual territorio de Zacatecas, el lugar era un inagotable paraíso natural. Entre las tribus más importantes se destacaron los zacatecas y de allí el nombre de este estado. El vocablo significa “habitantes de la tierra donde abunda la hierba” en lengua náhuatl.

Ya con la llegada de los españoles, y debido a la riqueza de su suelo, la ciudad se convirtió en la segunda más importante de la Nueva España, después de Ciudad de México.

Zacatecas fue un importante polo comercial, minero y religioso. Varias órdenes religiosas se instalaron a mediados del año 1500, siendo la franciscana las más destacada.

Zacatecas ofrece verdaderas gemas arquitectónicas labradas con la misma plata y minerales extraídos de sus entrañas. Un lugar en el mundo dueño de una riquísima historia y tradición que vale la pena desentrañar.

Deja un comentario